Reflexología podal

Reflexología podal

Considerada como una rama de la acupuntura, que busca equilibrar la energía vital o Qi de la persona a lo largo de sus canales de energía o meridianos.

Compartir:  Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+Compartir por correoCompartir en PinterestCompartir en Whatsapp

La reflexología podal viene siendo practicada desde hace 5.000 años, según la hipótesis de mayor aceptación. Su origen estaría en la medicina y es considerada como una rama de la acupuntura, que busca equilibrar la energía vital o Qi de la persona a lo largo de sus canales de energía o meridianos. Los primeros tratados taoístas describen cómo se originó en estrecha relación a las muchas prácticas tradicionales de salud del pueblo chino. La reflexología podal, también la practicaron hindús y egipcios (de los que existen pictogramas de 2.500 a 2.330 a. de n. e.). Existen, a su vez, evidencias en las antiguas civilizaciones del continente americano, siendo conocida por Mayas, Incas, nativos de Norteamérica e incluso, por pueblos como el Mapuche.
 
Nuestros pies poseen conexión con todos los órganos vitales de nuestro cuerpo. La planta del pie, y el pie en su conjunto, representa en forma esquemática la totalidad del cuerpo y sus órganos. Este es el principio de la reflexología podal. En esta parte de nuestra anatomía existen nada menos que unas 7.200 terminaciones nerviosas. En ella, mediante el masaje se puede influir a modo reflejo sobre los correspondientes órganos y vísceras, aparte de la importancia diagnóstica que tiene.
La reflexología podal china actúa como un excelente sistema preventivo de enfermedades, además de ser un inmejorable relajante, ya que equilibra la energía vital del organismo.
 
¿QUÉ ES LA REFLEXOLOGÍA?
 
Como la palabra lo dice, la Reflexología está basada en la utilización benéfica de los reflejos que producen los masajes. Éstos constituyen una respuesta orgánica que tiene lugar en un área alejada, a veces muy distante, de aquella que fue estimulada.
 
Esto se debe a que esos puntos de los pies constituyen vías o canales nerviosos y energéticos, que conectan a estos puntos de los pies con todas las partes de nuestro cuerpo; por eso, al masajearlos de una manera específica, se estimula el trabajo de glándulas, órganos y músculos.
 
Los estímulos que realizan los terapeutas son aplicados por medio de los dedos pulgar e índice. El estímulo es conducido a través de canales nerviosos y energéticos alojados en el interior de nuestro organismo que provocan el efecto deseado.
 
La Reflexología sirve, por tanto, para tratar y prevenir trastornos o enfermedades; pero, también, para suministrar bienestar y relajación.
 
Las sesiones tienen una duración que puede oscilar entre 40 y 50 minutos. El tiempo máximo que se recomienda para el estímulo reflexológico en cada pie es de 20 minutos, según la sensibilidad del paciente y su evolución. La frecuencia ideal para realizar esta terapia es de 2 sesiones por semana o de 1 sesión semanal como mínimo para comenzar.
 
REFLEXOLOGÍA: SANAR EL CUERPO A TRAVÉS DE LOS PIES
 
La Reflexología podal china ayuda a restablecer el flujo natural del cuerpo, liberando toxinas, aliviando muchos malestares (dolores de espalda, cabeza y muelas) y problemas leves como insomnio, irregularidades menstruales y desórdenes digestivos, estrés, tensión, asma, artritis, ansiedad y falta de energía en general, entre muchas otras molestias.
 
Además, la estimulación de los puntos reflejos permite la liberación de endorfinas (similar a la acupuntura),que son compuestos químicos que se producen en el cerebro y que tienen la propiedad de ser analgésicos similares a la morfina y sus derivados. Se generan de una sustancia a la glándula pituitaria y están relacionadas con el control del sistema endocrino (glándulas que producen hormonas).

 
acolor.es - Diseño de paginas webbuscaprat.com - Guia comercial de el prat
aColorBuscaprat